Deberán usar tablets o smartphones los niños menores de ocho años

Un estudio investiga el uso de dispositivos como los smartphones y las tablets para niños.

Los expertos recomiendan fomentar la autorregulación del niño en el uso de las tecnologías.

Los más pequeños pueden familiarizarse así con las nuevas tecnologías. Es una aberración que los jóvenes de hoy estén todo el día con el móvil en lugar de jugar en la calle. Opiniones contradictorias como estas pueden escucharse a diario en la calle, haciéndose eco de un debate en el que también se lanzan soflamas como que los teléfonos nos atontan.  Y la discusión se acalora todavía más si se habla de los smartphones o las tablets para niños.

El estudio europeo explora por primera vez el uso de las tecnologías digitales en menores de ocho años.

Los dispositivos favoritos para los menores son la televisión y las tablets.

La televisión, los smartphones y las tablets para niños son empleadas para jugar, ver vídeos y dibujos animados y, en ocasiones, leer libros digitales. A pesar de que en algunos colegios ya es común utilizar estos dispositivos, su uso en el hogar no está destinado a tareas educativas.

Los menores de 8 años utilizan las tablets y la televisión de forma autónoma, aunque siempre bajo reglas establecidas por los adultos. Por el contrario, los smartphones y los ordenadores son usados de manera más limitada y bajo supervisión. Es poco frecuente que un niño de esta edad tengan un móvil propio ni frecuenten las redes sociales.

Según el estudio, los adultos creen que los niños aprenden por su cuenta a utilizar los medios digitales. Lo hacen observando a otros familiares, principalmente los propios padres o sus primos. Sin embargo, sí necesitan ayuda para instalar o configurar dichos dispositivos, una tarea controlada por sus progenitores. De acuerdo a los científicos, es importante saber cómo los niños comienzan a usar las tablets o los smartphones y la influencia que tiene la mera observación, el juego o la mediación en este aprendizaje.

Además de estas apreciaciones, el estudio apunta los beneficios y los riesgos que pueden tener dispositivos como los smartphones y las tablets para niños. Por un lado, los padres perciben el acceso temprano a la tecnología como un proceso positivo de preparación y familiarización de cara al futuro.

El informe enumera como riesgos la exposición a contenidos inapropiados. Sin embargo, el documento especifica que ninguna familia ha sufrido experiencias especialmente negativas por parte de alguno de sus miembros, y algunas familias no ven efectivo el uso de filtros de control parental.
El principal riesgo es el acceso a contenidos inapropiados, nada que ver con la supuesta luz tóxica de las pantallas de los dispositivos, como afirman algunas compañías

 

Leave a Reply